Balance hídrico

De Wiki-Elika
Saltar a: navegación, buscar

Es la diferencia entre las entradas y las salidas de agua del organismo. Son tres los grandes aspectos a tener en cuenta en este balance hídrico. Por un lado la ingesta de agua a través de los alimentos y de las bebidas, ya sean agua como tal u otro tipo de bebida. Por otra parte, la llamada agua endógena o metabólica, que es la que se produce cuando nuestro organismo metaboliza los nutrientes a través de reacciones químicas. Finalmente, hay que contabilizar las pérdidas de agua que se producen fundamentalmente a través de la orina y las heces, pero también a través de la respiración y la sudoración.


Durante la etapa adulta el balance hídrico ha de ser cero, con la excepción del embarazo. Por el contrario, en la etapa infantil, en la adolescencia y durante el embarazo, ha de ser positivo dentro de unos rangos fisiológicos. Un balance hídrico inadecuado, tanto por defecto (deshidratación) como por exceso (hiperhidratación) ocasiona graves alteraciones en el organismo. Los niños y los ancianos son los colectivos poblacionales más susceptibles de sufrir un desequilibrio hídrico, y en los que las consecuencias son más graves.


Referencia


M.T. Macarulla y M.P. Portillo. Utilización del agua y regulación del equilibrio hidro-electrolítico. En: Bases de la Alimentación Humana. V.M. Rodríguez y E. Simón (eds), pp.327-342. Editorial Netbiblio, Oleiros (La Coruña), 2008.

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Autoría
Más información